How does cycling affect your skin?
Probablemente estés familiarizado con el concepto de "uso excesivo" cuando se trata de los músculos que usas para ir en bicicleta. Pero, ¿alguna vez has pensado en la factura que el ciclismo pasa a tu piel?

El efecto del sol y el viento en tu piel

Según Valerie Geal, facialista y terapeuta dérmica en su clínica dedicada a la piel en Girona, Skin Lab, tu piel se ve afectada no solo por la exposición al sol, sino también por el grado de exposición al sol al que se enfrentan los ciclistas. Horas y horas sobre la bici, con alguna que otra parada para tomar cafeína pero sin volver a ponerse protector solar, es solo la punta del iceberg.
Los otros problemas son estar en constante exposición del viento, el efecto de diferentes tipos de aire, el sudor, el roce en la piel, el roce de las correas del casco en la piel y el casco en el cuero cabelludo.
“Estar expuesto al sol acelera la degradación del colágeno y la elastina”, dice Valerie. “Pero el contacto del fuerte viento con la piel aumenta lo que llamamos pérdida de agua transpidérmica, y eso es literalmente agua que se extrae del tejido de la piel”.
Hidratarse bebiendo agua mantendrá los niveles de agua del cuerpo reabastecidos, pero esa agua va a los órganos. No es suficiente para reabastecer los de la piel también.
Con tantos factores que afectan a la superficie de la piel, la barrera natural de la piel se estresa, lo que cambia las proporciones de lípidos, aceites y ácidos grasos libres que están ahí para proteger la piel. Ahí es donde se ven los signos de la edad, especialmente en el rostro y las manos.

 

Lo que está pasando debajo de la piel. 

Trabajando al revés, si tu piel está en crisis en la capa superior, por ejemplo, sequedad, manchas marrones (pigmentación de la piel) o irritación, es el resultado de días y semanas de exposición al sol y al viento. 
La solución no es tanto la reparación, sino la prevención, porque las nuevas células de la piel se forman debajo de la superficie de la piel y se abren paso hasta la capa más externa de la epidermis. Una buena rutina de cuidado de la piel ayudará a desarrollar las células más saludables posibles, llenas de lípidos, aceites, proteínas y agua para que continúen saludables cuando lleguen a la cima.
La rutina ideal de cuidado de la piel, protegerá la piel durante el día y ayudará a restaurarla por la noche y, para eso, necesitas productos con altos niveles de ingredientes activos.

 

¿Cómo puede ayudar un experto en cuidado de la piel?

Una consulta con un experto te ayudará a encontrar la rutina perfecta para tu piel. 
“La piel es realmente simple pero muy compleja al mismo tiempo”, dice Valerie. “Tú y yo tenemos exactamente el mismo material en las células de nuestra piel, pero las diferencias radican en nuestro entorno, donde creciste, lo que comes, lo que piensas, todo”. 
Una consulta exhaustiva implicará conversación, observación y un enfoque práctico para observar la textura de la piel, las secreciones y las lesiones que, si no se controlan, podrían provocar cáncer de piel. Revisarán el interior de tus oídos, cuero cabelludo, cuello e incluso la parte posterior de sus brazos y revelarán secretos sobre tu estilo de vida y dieta. 
A partir de ahí, el terapeuta puede recomendar productos para promover la salud de la piel para ti, con tu estilo de vida específico como ciclista y el contexto en el que conduce. El asesoramiento de expertos también ayuda a navegar por la gran cantidad de productos en el mercado, algunos de los cuales hacer afirmaciones "audaces" en cuanto a sus ingredientes y eficacia. 

 

¿Cómo puedes proteger tu piel?

Cuando se trata del cuidado de la piel de los ciclistas, se trata de mucho más que simplemente ponerse un poco de protector solar y acordarse de volver a aplicarlo. Pasar todo el día en una bicicleta expone tu piel a los mismos elementos climáticos que la propia bicicleta.
Pero, ¿estás cuidando tu cara (y tus manos) tan bien como lo haces con tu bicicleta?
Los atletas que pasan tanto tiempo al aire libre como los ciclistas corren el riesgo de un envejecimiento de la piel muy acelerado porque están muy expuestos a dos causas principales: el sol y el viento. No hay mucho que puedas hacer para reparar el daño que ya se ha hecho. Pero puedes promover el crecimiento saludable de nuevas células de la piel y marcar la diferencia para la salud de la piel en el futuro. 
Le preguntamos a Valerie Geal, facialista y terapeuta dérmica en su clínica de la piel con sede en Girona, Skin Lab, cómo poner tanto cuidado en tu rutina de piel como en el entrenamiento.

 

Limpia el protector solar 

No hace falta decir que se debe usar un factor SPF alto (incluso en días nublados) y reaplicarlo regularmente. Pero cómo te quitas la crema es tan importante como cómo te la pones.
Además, no es solo la crema solar en sí lo que necesitas limpiar de tu piel, es la suciedad y el polvo que atrae el SPF y el sudor que atrapan el aceite y las células muertas de la piel. Esa película sucia y pegajosa se asienta sobre la piel, debajo del SPF, y con el roze de la almohada se introduce más profundamente en la piel a menos que la limpies adecuadamente.
“Eso no significa lavarla con gel de ducha después de la ruta en bicicleta”, dice Valerie. Limpiar correctamente la piel significa lavarla una vez para quitar la crema solar y otra vez para quitar la suciedad con un limpiador adecuado a tu tipo de piel. Un buen limpiador suave no eliminará la barrera de la piel de los aceites y lípidos que necesita para funcionar.
Y no olvides lavarte detrás de las orejas y debajo de la mandíbula.

 

Sigue una rutina protectora de cuidado de la piel durante el día

Tus productos para el día deben proteger la piel de los rayos UV y aportarte ingredientes antioxidantes de calidad que puedan absorberse fácilmente, como los que se encuentran en una crema o suero de vitamina C en dosis altas. 
Las personas con piel grasa solo necesitarán un crema hidratante combinada con SPF alto, mientras que las personas con piel seca necesitarán una crema hidratante por separado seguido de SPF. Esto disminuirá los efectos de estar al aire libre bajo el sol y el viento todo el día, manteniendo la humedad en la piel, pero no reparará el daño anterior.

 

Evitar o reducir el azúcar

Los carbohidratos de carga rápida son, desafortunadamente para la piel, altos en azúcar, lo que afecta negativamente al colágeno y la elastina, por lo que envejece la piel y desequilibra el microbioma en el intestino. Ese desequilibrio del microbioma conduce a otro problema común de la piel que Valerie ve en los ciclistas: el acné. Peor aún, la piel es el último lugar donde vemos los problemas, por lo que es un barómetro de nuestra salud general y envejecimiento interno.

 

Ayuda a la piel a repararse por la noche.

Para tu rutina nocturna, la vitamina A, también conocida como retinol, cumple todos los requisitos en lo que respecta a la salud de la piel. Da energía a la piel, reduce la pigmentación, las líneas finas, el acné y algunas fórmulas ayudan a la renovación celular.
Durante el día, la piel trabaja duramente para defenderte de los elementos y esa batalla diaria agota la barrera natural de la piel. Para reponer esa barrera, la piel debe mantenerse ácida, así que use productos con ácido láctico o ácido glicólico (seleccionados para tu tipo de piel en particular). Además, si puedes agrega soporte de microbioma por la noche, eso también ayudará a la reparación. 

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados